La Temporada de Ópera comienza con un gran «Ocaso»

La Temporada de Ópera comienza con un gran «Ocaso»

La Temporada de Ópera de Oviedo comenzó ayer, en el teatro Campoamor, ofreciendo «El ocaso de los dioses», de Richard Wagner. El «Ocaso» pone fin a la tetralogía wagneriana del Anillo de los Nibelungos, que ha ido ofreciéndose en el Campoamor en los últimos años.

El éxito de la función de ayer fue incontestable, aunque parece que muchos aficionados no lo creyeron posible o, simplemente, sólo aman el «bel canto», pues hubo un aumento en el número de asientos vacíos. Lástima.

La de ayer fue una representación donde predominó la música, intensa, brillante, hermosa, de Wagner, que nos hizo llegar Christoph Gedschold, al frente de una «fusión» de la Sinfónica del Principado de Asturias y de la orquesta Oviedo Filarmonía. Extraordinario. Los cantantes, todos, estuvieron a un alto nivel y, en momentos, se puede decir que altísimo. Es el caso, fundamentalmente, de Mikhail Vekua, como Sigfried; Stéphanie Müther, como Brünnhilde; Boaz Daniel, como Gunther, y, sobre todo, Taras Shtonda, como Hagen.

La escena, escasa, porque no se puede hacer otra cosa cuando la orquesta es situada sobre el escenario, y el Campoamor no es el Metropolitan.

Pero la representación funciona. De hecho, esta ópera será seguramente, y con mucho -Wagner es mucho Wagner- la mejor de esta Temporada. Se trata de pura música, pura emoción, pura belleza…

[yuzo_related]

Deja un Comentario

Tu email no será publicado. Rellena los campos obligatorios (*)

Borrar respuesta