Valero ha dicho que “nos hace especial ilusión que parte del excedente de nuestros sueldos como diputados vaya destinado a la lucha de un grupo de personas que están realizando un gran esfuerzo para tener en acogida a los animales que aparecen abandonados en la zona, una función que no se está gestionando correctamente por parte de los servicios municipales”.

En esta línea, Rodrigo Fernández afirmó que “lo deseable sería que este tipo de actos no fuesen necesarios” ya que “son el Gobierno autonómico y las corporaciones municipales quienes deben implicarse de una vez por todas en la cuestión de los derechos de los animales. Es intolerable que en 2018 los animales no cuenten con una protección mínima por parte de las corporaciones municipales, tanto en municipios pequeños y del medio rural como en casos como el de Avilés. No es normal que tenga que ser la sociedad civil quien tome la delantera y se involucre en cuestiones que deberían ser responsabilidad de la administración pública”.

Desde Podemos Asturies se exige a la Administración del Principado que tome cartas en el asunto y abandone “unas políticas totalmente arcaicas y anacrónicas”, y se insiste en en que se establezcan el «sacrificio cero de los animales de compañía abandonados o la prohibición de la cría y venta clandestina de animales de compañía».

El responsable de los derechos de los animales de Podemos hizo hincapié en que “tanto las colonias de gatos como los perros u otros animales errantes son responsabilidad de los ayuntamientos y la solución nunca puede pasar por sacrificarlos, ya que puede parecer una solución fácil pero no es éticamente viable, es inhumano y cruento. No se puede seguir considerando a los animales como meros objetos, pues se trata de seres sintientes”.